Investigadores descubrieron una forma limpia de convertir el polietileno en moléculas más pequeñas y útiles.

El proceso desarrollado no requiere altas temperaturas, sino que depende de pequeñas cantidades de un catalizador que contiene un metal que elimina un poco del hidrógeno de la cadena del polímero. El catalizador entonces utiliza este hidrógeno para cortar los enlaces que mantienen la cadena de carbono junta, haciendo piezas más pequeñas.

La clave es usar el hidrógeno tan pronto como se forma para que el corte de la cadena proporcione la energía para hacer más hidrógeno. Este proceso se repite muchas veces para cada cadena, convirtiendo el polímero sólido en un líquido.

El corte se ralentiza naturalmente cuando las moléculas alcanzan cierto tamaño, por lo que es fácil evitar que las moléculas se vuelvan demasiado pequeñas. Se puede recuperar el valioso líquido antes de que se convierta en gases menos útiles.

Artículo científico en: https://science.sciencemag.org/content/370/6515/437

Organización: 
Investigadores de la Universidad de California en Santa Bárbara, de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaing y la Universidad de Cornell
Etiquetas