Los plásticos negros han sido notoriamente difíciles de detectar, pero los desarrollos tecnológicos recientes han hecho posible clasificarlos no solo por color sino también por polímero, desbloqueando el valor económico para las empresas de reciclaje. Este es un cambio de juego en el sector de los envases de plástico en rápida evolución, y Stadler, un proveedor alemán de plantas de clasificación para la industria del reciclaje, está experimentando un aumento en la demanda de sistemas capaces de recuperar todos los plásticos negros del flujo de residuos. A través de la colaboración efectiva entre todos los actores de la cadena de valor de la industria, es posible una economía circular beneficiosa desde el punto de vista financiero y ambiental.

Los envases de plástico cumplen funciones importantes en la vida moderna, y es un producto excepcional que, sin embargo, tiene un problema importante al final de su vida útil. Esto es especialmente cierto en el caso del plástico negro, que hasta hace muy poco no podía detectarse con la tecnología disponible, Near Infrared (NIR). El emisor proyecta una luz sobre el material y el sensor toma una lectura de la energía que se refleja de vuelta. Sin embargo, el negro de carbón absorbe la luz, por lo que la señal no rebota y el sensor no obtiene una lectura. Esto significa que el plástico negro es indetectable con la tecnología que se implementa ampliamente en la infraestructura de reciclaje.

El plástico negro constituye una parte importante de los residuos domésticos que, si no se recuperan, serán incinerados o enviados a vertederos. Esto no solo tiene implicaciones ambientales sino también financieras. Otra consideración importante es que cada vez más los envases se fabrican con plástico negro, ya que se utiliza más contenido reciclado. Cuando se reciclan envases posconsumo, si no se clasifican rigurosamente por color, el resultado final es una resina gris. Esto no se puede volver al blanco, por lo que muchos convertidores agregan negro de carbón para obtener un color más uniforme y atractivo. Nosotros, como sociedad, queremos más contenido reciclado, veremos más y más material negro en el flujo de desechos. En consecuencia, los envases seguirán teniendo una tendencia hacia un color más oscuro.

Distintas industrias involucradas en la cadena de valor de los plásticos han estado investigando soluciones al problema de los plásticos negros, y hoy en día existen diferentes formas de recuperar estos materiales. Una primera solución es un sistema de clasificación en seco basado en sensores, que utiliza sensores NIR con aditivos negros detectables para detectar los diferentes tipos de polímeros. También existen otros tipos de sensores capaces de clasificar materiales negros, también por polímero. Con este sistema de clasificación en seco basado en sensores, es posible clasificar con precisión polietileno negro, polipropileno, PET y poliestireno.

Otra solución es un sistema de clasificación por densidad en húmedo basado en el principio de flotación. El polietileno y el polipropileno, más ligeros, flotan, mientras que el PET, el PVC y el poliestireno, más pesados, tienden a hundirse. El inconveniente de este sistema es que, no sólo es costoso por el proceso de filtración, necesidad de agua, limpieza, etc., sino que no es capaz de clasificar por polímero, por lo que es imposible un proceso circular.

Sin embargo, el mayor avance ha sido en la tecnología de sensores. La situación ha evolucionado hasta el punto de que hoy en día las empresas pueden separar el negro no solo por color sino también por polímero. Esto es muy importante porque si el clasificador expulsa todos los materiales negros juntos, podría haber hasta 15 polímeros diferentes en la mezcla, que no se pueden refabricar fácilmente. Este es un desarrollo muy reciente: 5-6 años para la detección de color negro y la clasificación de polímeros. Este es un verdadero cambio de juego porque crea valor económico y hace posible reciclar estos materiales que, de lo contrario, irían al vertedero o la incineración.

La capacidad de detectar plásticos negros significa que habrá más en la cadena de reciclaje. Obviamente, existen limitaciones: no se pueden usar para producir productos blancos y no siempre se pueden hacer envases aptos para alimentos. Es útil encontrar otras formas de usar plásticos negros. No será necesariamente para productos orientados al consumidor, pero podrían usarse para fabricar artículos como paletas, cubos o durmientes de ferrocarril, etc. Se trata de clasificar el plástico de manera efectiva y proporcionarlo como materia prima para el sector del reciclaje avanzado.

Los últimos desarrollos tecnológicos y la presión de los consumidores por más contenido reciclado en los envases impulsarán un crecimiento continuo en la demanda de plantas de clasificación capaces de recuperar todos los negros del flujo de residuos.

Stadler ha experimentado un fuerte aumento en el interés por estas soluciones y está en el corazón de esta evolución en la industria. Enrico Siewert, Director de Desarrollo de Productos y Mercados afirmó:
“ Ahora tenemos varios socios que han desarrollado tecnología para detectar plásticos negros, por lo que tenemos la capacidad de diseñar sistemas para recuperar estos materiales adaptados a los requisitos operativos y la inversión de capital de nuestros clientes individuales. Hemos completado varios proyectos para algunas de las plantas de reciclaje de envases ligeros más avanzadas de Europa y estamos trabajando para desarrollar muchos más. La demanda de esta tecnología es extremadamente fuerte y veo que esta tendencia continuará en el futuro. Más plástico negro va a la corriente de desechos y la tecnología para extraer estos materiales se está poniendo al día rápidamente”

Tomado y traducido de la sección tecnologías de Packing Speaks Green

Organización: 
Packaging Speaks Green
Etiquetas