Se muestra un bloque contruido a partir de plástico no reciclable

 

En un mundo en el que todo es desechable, los plásticos de un solo uso siguen reinando.

Cada año, los estadounidenses generan unos 42 millones de toneladas. Sin embargo, sólo el 9 % se recicla, en parte porque la infraestructura de reciclaje de Estados Unidos no puede seguir el ritmo de la producción de plástico del país, pero también porque algunos plásticos simplemente no pueden reciclarse. La empresa ByFusion, con sede en Los Ángeles, tiene la misión de cambiar esta situación.

ByFusion utiliza una combinación de vapor y compresión para dar forma a todo tipo de plásticos, incluso los no reciclables, en bloques de construcción estándar llamados ByBlocks. Con ellos se pueden construir desde vallas y muros de contención hasta terrazas públicas y paradas de autobús, pero las verdaderas estrellas son las máquinas patentadas que se utilizan para fabricarlos. Llamadas Blockers, estas robustas máquinas se alimentan de montones de plástico que se exprimen para formar bloques, sin necesidad de clasificarlos ni limpiarlos. Tras años de I&D, la empresa ha instalado una unidad de producción completa en Los Ángeles, donde puede procesar 450 toneladas de plástico al año, y tiene en proyecto la instalación de otras 12 Blockers en todo el país.

Hasta la fecha, la empresa ha reciclado 103 toneladas de plástico, con el objetivo de reciclar 100 millones de toneladas para 2030 (aproximadamente una cuarta parte de la producción anual de plástico de EE.UU.) ByFusion ya se ha asociado con una serie de ciudades, como Boise (Idaho) y Tucson (Arizona). En Lihue, en la isla hawaiana de Kawai, la empresa colaboró con una escuela primaria para construir un pabellón con bloques fabricados con desechos marinos y redes de pesca recogidos localmente. ¿El objetivo final? Vender máquinas Blocker a todas las ciudades de Estados Unidos y del extranjero, ayudando a los municipios a tomar el control de sus residuos de plástico y convertirlos en material de construcción.

Los ByBlocks tienen un tamaño estándar de 16 por 8 por 8 pulgadas y tres variaciones: Algunos están moldeados con clavijas para que puedan encajar; otros son planos para que los constructores puedan montar fácilmente otros componentes, como un techo, y otros son una combinación de ambos. ByFusion también está trabajando en el desarrollo de bloques más pequeños, del tamaño de un cubo.

Los bloques son 3 kilos más ligeros y duraderos que los bloques de cemento huecos. Pueden revestirse con cualquier tipo de material o dejarse a la vista, pero como los plásticos son susceptibles a la luz solar, los proyectos de exterior tendrían que revestirse con pintura transparente o combinarse con otro material resistente a la intemperie.

El sistema funciona con prácticamente cualquier tipo de plástico, incluidas las redes de pesca, pero excluyendo la espuma de poliestireno. Y como el plástico no se funde, sino que se fusiona (de ahí el nombre de la empresa), no requiere ni un gramo de adhesivo, pegamento o mortero. Como resultado, el proceso no produce ningún tipo de residuo: 22 libras de plástico hacen un bloque de 22 libras. "Puedes [literalmente] comer tu almuerzo, tirar [el plástico sobrante], hacer un bloque y luego pegarlo en la pared", dice Heidi Kujawa, quien fundó ByFusion en 2017.

En 2019, ByFusion se asoció con el programa Hefty EnergyBag y la ciudad de Boise, que pidió a sus residentes que separaran sus plásticos difíciles de reciclar. Solo el 20 % de los residentes accedió, pero el esfuerzo aún cosechó unas 30 toneladas de bolsas de plástico de supermercado, plástico de burbujas y envases de comida rápida que se desviaron del vertedero. En su lugar, se convirtieron en bloques de construcción, algunos de los cuales se utilizaron en un parque local.

Para este proyecto concreto, el plástico se procesó en las instalaciones de ByFusion en Los Ángeles, pero la empresa quiere asociarse con instalaciones de recuperación de materiales, municipios e incluso empresas de todo el país que se encargarían de los Blockers. "Nuestro objetivo principal es conseguir un Blocker en cada ciudad, para que cada ciudad pueda capturar sus propios residuos reciclables", dice Kujawa.

Las máquinas Blockers vienen en dos tamaños: Una es del tamaño de un contenedor de transporte y puede procesar hasta 30 toneladas de plástico al mes; la otra es un aparato montado en el suelo que puede procesar más de 90 toneladas al mes. Con un precio de 1,3 millones de dólares para el Blocker grande, la inversión es significativa, pero Kujawa dice que el reciclaje de plástico viene con su propio conjunto de desafíos financieros. "Ahora mismo, este plástico no reciclable supone una carga de costes en todos los ámbitos, y no creo que la gente se dé cuenta de la cantidad de dinero de los contribuyentes que se destina a esa carga de costes", afirma. Los Blokers también se pueden alquilar, a partir de 280.000 dólares anuales.

A estas alturas, muchos de nosotros hemos sido condicionados a pensar que algunos plásticos (los números 3, 6 y 7, por ejemplo) simplemente no pueden ser reciclados, por lo que la posibilidad de que un esfuerzo como el de ByFusion pueda realmente despegar dependería de un poco de reeducación de los consumidores y de un esfuerzo municipal considerable. Pero si incluso una fracción de esos plásticos no reciclables puede encontrar un hogar que no sea el vertedero -o nuestros océanos- la recompensa podría ser tremenda. "Si conseguimos que se instalen 9.000 sistemas Blocker en todo el mundo para 2025", dice Kujawa, "juntos podremos alcanzar nuestro objetivo de 100 millones de toneladas".

Información tomada y traducida de la sección noticas de BYFUSION

Organización: 
BYFUSION
Etiquetas