Resumen

La gestión de los residuos sólidos en el departamento del Chocó, como en muchos lugares de la geografía nacional, se ha convertido en uno de los temas más preocupantes en materia ambiental, debido a que gran parte de los municipios no cuentan con sistemas de recolección de residuos sólidos adecuados, que cumplan con los lineamientos legales. Solo el 30% de los 30 municipios disponen de rellenos sanitarios (Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios -SSPD, 2020), con cobertura del servicio de aseo del 94,1% (Empresa Aguas del Atrato, 2021), por tanto, la fracción de residuos sólidos no gestionados por el servicio público de aseo son arrojados de manera inadecuada a la intemperie. 

En el área urbana del municipio de Quibdó, se estima que en 2021 la generación de residuos sólidos provenientes del servicio público de aseo estará alrededor de las 79,59 t/día; de esta cantidad el 3,5% corresponde a la familia de plásticos (Alcaldía de Quibdó, 2018). En consecuencia, este municipio estará generando 2,79 t/día de plásticos equivalentes a 11,14 m³/día; es decir, que por cada tonelada se originan 4m³ de plásticos en promedio . Estimación poco alentadora para el medio ambiente, por cuanto el 47,43% del material no reciclado termina su ciclo vital depositado en fuentes hídricas, los sitios de disposición final de residuos sólidos de Marmolejo (SDFRS) o en terrenos baldíos, poniendo en riesgo la vida natural de los ecosistemas con impactos negativos para la salud y la integridad de las comunidades. 

El cumplimiento de la agenda relacionada con la gestión del servicio público de aseo en el municipio, ha logrado cumplir marginalmente los indicadores propuestos por el BID (2013) para ciudades emergentes; sin duda, los resultados serían más promisorios, asegurando incluso un impacto positivo sobre la vida útil del SDFRS si se realizara un aprovechamiento de los residuos plásticos y se comprometiera a la institucionalidad responsable de la gestión correspondiente para integrar a todos los actores de la cadena mediante la promoción de buenas prácticas de educación ambiental a partir de la separación en la fuente y el reciclaje. 

Debe tenerse en cuenta que la región avanza en la construcción de un relleno sanitario que se espera beneficie a 10 municipios del departamento; entre tanto, un nuevo vaso de contingencia en Marmolejo entrará en operación en octubre de 2021, mientras se lleva a cabo el plan de cierre y restauración ambiental. En consecuencia, la coordinación de las entidades públicas, pero principalmente, el ejercicio de una sana gobernanza, son fundamentales para evitar los riesgos de una declaratoria de emergencia resultante de la indebida gestión de los RS que afecte la capacidad del nuevo vaso, y de manera especial, que impacte negativamente la salud pública de toda la población.

Organización: 
Tesis de maestría de Universidad EAN
Etiquetas